18 febrero, 2016

Restaurante Triciclo en Madrid


Media ración de ceviche

Hace una par de años había intentado sin éxito de ir a Triciclo cada vez que pasaba por Madrid. Como siempre está lleno nunca antes tuve la oportunidad hasta este diciembre. El lugar está decorado con buen gusto, con tonos claros y toques rústicos que dejan ver la madera de su mesas, por ejemplo. Lo que menos me gustó fue la atención, que no llega a ser mala, pero sí quizá fallida en muchos casos, por ejemplo, cuando pedimos una botella de cava, la camarera nos dijo que hay "una nueva normativa" para servirlos, y justificar que no tenían suficientes copas de flauta... " que ya no se están sirviendo en ellas" y lo completó con una explicación pseudo técnica. Pero la verdad es que en Francia se siguen usando las copas de flauta para los espumantes... en fin, me dejó atónita.


Besugo a la madrileña

En líneas generales se puede decir que los platos están muy bien elaborados, que utilizan productos de calidad y frescos y que muchas de sus propuestas siempre logran asombrar, aunque no puedo decir que sea una experiencia inolvidable, sino marcada por la corrección, a veces sorpresa, y por momentos decepción. Las otras son espectaculares.




En líneas generales, creo que lo peor es que los precios sobrepasan su calidad, están demasiado inflados y sus raciones francamente pequeñas (no suelo quejarme de las porciones). Por lo que comer y saciarse sin pasarse puede llegar a 60 euros sin mucho problema. Creo que pretende más que logra. La carta de vinos es irregular. Así que, a pesar de que sus platos, que están bien en su mayoría, tampoco corresponde con lo elevado de los precios, lo que termina siendo una experiencia decepcionante.


Triciclo
Calle Santa María 28, 
28014 Madrid
Teléf.: +34 910 24 47 98 



8 comentarios:

  1. ¿Cómo es eso de que no se sirve el champagne en copas flauta? ¿Entonces en qué lo sirven? Lo de la copa llamada "Pompadour" es más antiguo que los miriñaques de las féminas. Se pierden las burbujas a una velocidad superfragilística y hay que beberse el espumoso como si fuera una purga. Cierto que Humphrey Bogart e Ingrid Bergman brindan con copas abiertas en "Casablanca", pero también el avión que se lleva a la Ingrid y a Victor Lászlo es de hélices. O sea, antiguallas sobrepasadas.
    He visto el sitio web del restaurante y los precios me parecen disuasorios. Eso sí, es una buena idea lo de hacer raciones de 1/3.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia tampoco las sirven en esas copas antiguas abiertas con las que celebró mi madre su boda, nooo, eso al menos le daría un poco de glamour retro, en copas normales de vino, bastante abiertas.
      Saludos

      Eliminar
  2. Eppur, si muove!... ¿la fuerza de la moda, quizás?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es la fuerza del ahorro, las copas de flauta se suelen romper más fácilmente.
      Saludos

      Eliminar
  3. Pues mira un restaurante al que creo que no voy a ir por mucho nombre que tenga. Gracias por ser tan clara. un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Pilar, gracias por pasarte y dejar tu opinión.

      Eliminar
  4. He perdido la cuenta de las veces que he intentado ir a Triciclo... y nada. Reservar allí es misión imposible y la atención telefónica es también bastante terrible. ¡Pero no me rindo! Algún día probaré ese ceviche.

    ResponderEliminar
  5. Coincido con Claudia, mucho ruido y algunas nueces (sobre todo en forma de ostras). Se les va la mano con el precio, más bien de bici eléctrica que de triciclo de madera. Típico de Madrid, cuando algún sitio se pone de moda... Además, la atención cojea bastante. Lo que nos dijeron de que la copas flauta para el champán ya está contraindicado no se lo creen ni 'jarto burbujas'... En una de las meses de al lado sí que tenían las clásicas copas. Para mí, más desilusión que otra cosa.

    ResponderEliminar