31 marzo, 2008

Un oficio tentador

Desde hace algunos años, sentí admiración y envidia por el oficio de los críticos culinarios. Ante la democratización de ejercerlo, desde esta modesta palestra, no resistí la tentación. Siempre uno comenta estas cosas con los amigos, y si uno le ha gustado, un restaurante, luego uno les dice: te envío luego los datos y la dirección; pero frecuentemente no pasa nada... incluso a mí se me olvidan los nombres. Será entonces una bitácora, y como tal, muy personal, de todos aquellos lugares en los que he comido y en los que se pueda tomar un café o una copa.

Tendrá secciones fijas por los países en los que he vivido y frecuento: Venezuela, España, Alemania.
Espero os guste y pueda servir algún día de guía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada